.

EL DESAFÍO DEL HAMBRE

¿Sabías que?

  • Los avances tecnológicos nos han permitido en los últimos decenios, multiplicar por tres la capacidad de producción de alimentos.
  • A pesar de todas sus ventajas en cuanto a cantidad, el sistema de producción masiva de alimentos, genera tres grandes problemas:
    1. El problema de la sostenibilidad. Al producir alimentos con un modelo altamente insostenible, se generan grandes impactos ambientales y sobre los recursos naturales.
    2. La reducción de los alimentos a “mercancías”. El sistema está orientado a los beneficios económicos, no a garantizar el Derecho a la Alimentación.
    3. La pérdida y el desperdicio de alimentos. Millones de toneladas de alimentos acaban en la basura anualmente a lo largo de toda la cadena alimentaria. Este tema fue nuestro objeto de atención preferente el curso pasado.

 

Devoramos el planeta
 

Los dos últimos puntos, provocan consecuencias medioambientales y humanas, que nos hacen afirmar que estamos devorando el planeta, acabando con los recursos y provocando hambre. Estas dos afirmaciones, pueden parecer muy radicales, pero debemos denunciar que nuestro sistema global de producción de alimentos:

 
  1.  Acaba con los recursos… esto es más o menos evidente, ya que, para producir alimentos de forma masiva, se están utilizando:
    •  Gran cantidad de tierras, a menudo a costa de selvas y bosques.
    • Mucha agua, un recurso esencial para la vida y finito, que a menudo, queda contaminado en el proceso.
    • Combustibles fósiles para la producción mecanizada y el transporte a lo largo de toda la Tierra, lo que genera contaminación atmosférica.
       
  2. … y provoca hambre. La producción de alimentos está pensada para un mercado global en el que muchas personas, incapaces de adquirirlos, quedan al margen del sistema, condenadas a sufrir hambre.
 
Este punto constituye la paradoja del hambre: gigantesca producción agropecuaria y millones de hambrientos y subalimentados. Estamos ante un problema ético, de justicia.

 

Aunque muchos de los aspectos que tienen que ver con la producción de alimentos están fuera de nuestro alcance, otros, en cambio, son más cercanos a nuestro día a día como consumidores. Ante esto, es importante que reaccionemos para cambiar aquello que esté en nuestras manos, por ejemplo:
    • Pautas de consumo.
    • Nuestro tipo de dieta.
    • Desperdicio de alimentos.

 

Dar a conocer, plantear una reflexión y animar al cambio es a lo que aspiran estos materiales educativos que os proponemos. Puedes profundizar más en el tema leyendo el documento: El problema del Hambrey la infografía animada "Lo que consumo ¿tiene que ver con el hambre?"
 
 
 
 
Destacados
Acceso usuarios
E-mail:
Contraseña:
Page generation time: 0,1093055 seconds
Query time: 0,0311838 seconds
GC Memory: 19517 KB
Viewstate Size: 17 KB